Edu Millán

Roca Corbatera por el Grau dels Tres Esglaons

11/11/2017 · 1 · 2 ·

Ascensión de cierta dificultad, por un paso equipado de 3 tramos

Debido a otra actividad, el tiempo se nos echaba encima, así que decidimos partir de una zona de olivos, entre el pueblo de Cornudella de Montsant y la ermita de Sant Joan del Codolar, prácticamente en la base de la montaña. Una pista estrecha llega hasta ella, pero decidimos no forzar el coche (muchas piedras). En realidad, Cornudella tampoco queda lejos, así que se puede partir desde los aparcamientos del municipio.

Por la pista, por tanto, llegamos hasta la ermita, pasando primero por una pequeña capilla dedicada al mismo santo, y por el cruce con el camí dels cartoxans. Detrás del edificio, bordeándolo por la derecha, llegamos a la confluencia de un par de senderos. Uno de ellos, el que asciende con contundencia (izquierda), es el elegido…

Grau dels Tres Esglaons

El sendero tiene mucha pendiente y muchas rocas. Tanto es así que en algún punto es necesario levantar de forma notable la pierna, o ayudarse con las manos, pero al rato llegamos al primer escalón. Grapas a modo de ferrata, con la primera un pelín alta. No obstante, muy asequible.

El segundo escalón llegaría tras seguir ascendiendo entre piedras, siendo un poco más difícil. Grapas también, pero en diferentes paredes contiguas y con una separación en la que nos fue necesario usar el propio terreno, buscando manos y pies. Así, en algún punto tuvimos que hacer un acto de fe.

El tercero, después de otro tramo de ascenso entre caminar y trepar, fue el más complicado. Dos tramos, con grapas en forma de T y con algo más de separación entre ellas. El primero, lo forma una pared en forma de tubo, con una sola grapa en el medio. Nuevo acto de fe. El segundo, tiene varias grapas, siendo la primera transición la más difícil. Tercer momento donde tuvimos que tener una buena confianza en nuestra trepada.

Superados los tres escalones, un último paso quedaba: trepar por un resalte algo expuesto. Sin mochila, fácil.

Roca Corbatera

Tras superar otro pequeño tramo de grau, llegamos a la parte alta. Tan sólo quedaba seguir ascendiendo para llegar a un sendero que daba con la cima de Roca Corbatera, con vistas geniales a las sierras cercanas, al peculiar pueblo de Siurana e, incluso, al mar.

Al ser una cima improvisada, no contábamos con mapa y allí hay cero de cobertura. Así que rodeamos la cima en busca de un sendero que bajase, pero dimos algunas vueltas antes de encontrarlo. Tras descender de la cima, hay una canal, pero es necesario fijarse bien. De allí sale un sendero, que bordea la cima de Punta de Serra Major por debajo de ella, para seguir descendiendo hasta llegar al Pla del Grau Gran, y encontrarnos allí con el GR 171. Descendemos un tramo por pista, hasta que decidimos atajar a la derecha, buscando un sendero más directo. Lo encontramos haciendo uso de la intuición y, una vez en él, sólo quedaba seguir las fitas y la dirección del pueblo, sin hacer caso a bifurcaciones, siempre de bajada.

Valoración de dificultad:

Moderado
Media de valoraciones

Resumen de elementos encontrados en la ruta:

  • Sendero
  • Pista
  • Trepadas
  • Canal
  • Rastro de sendero
  • Paso equipado

Mis compañer@s de ascensión:

  • Marta Millán
Cimas que coroné