Edu Millán

Turó de la Magarola desde el centro de Barcelona

12/06/2016 · 1 · 1 ·

Ruta por Collserola, desde la misma ciudad

La ruta en sí comenzó en el Parque Laberinto de Horta, pero para subir hasta allí hay muchas vías, optando esta vez por la Sagrada Familia y el Clot, hasta enlazar con el Paseo Maragall. Éste lleva directo al barrio de Horta, que atravesándolo por la calle Campoamor y cruzando la Ronda de Dalt nos saca al velódromo y al laberinto. Al lado derecho mirando a Collserolla, comienza el GR 6, que seguí hasta el cruce con la carretera de Horta a Cerdanyola, donde una pista forestal se bifurca.

Siguiendo por el GR 92, primero se camina por un pequeño tramo por pista (dejando a un lado el mirador Forat del Vent) y luego por un sendero en continuo ascenso, pasando por una torre de observación de incendios. Al poco rato, también por sendero, el GR 92 se cruza con el GR 6 que va de bajada. Hay postes indicativos, así que se sigue el camino del GR 92 para llegar tras otra pequeña ascensión al Turó de la Magarola, que cuenta con un mirador, un banco para descansar y un vértice geodésico. Aquí tendremos vistas al Vallés – y a Montserrat y a La Mola – y a Barcelona. ¡Impresionante!

Can Puig y Vista Rica

Continuando por el GR, en breve se llega a pista, donde hay un nuevo cruce. Decidí seguir de frente, con intención de ir al Tibidabo, aunque a los pocos metros cambié de opinión y me desvié por otro camino de tierra, en dirección de la ermita de Sant Medir, en el recorrido del GR 6. En otro cruce de pistas, opté por dejarla a un lado – ya había estado allí – para explorar otro camino, ascendiendo por el camí de la Rabassada – por asfalto – hasta Can Puig, ciudad de los muchachos. Parecía que había una casa operativa, y muchas otras abandonadas consumidas por el bosque, sitios ideales para contar historias turbias allí acaecidas, una noche de luna llena…

Tras pasar Can Puig subiendo por la carretera, se abrió una senda a la izquierda, con carteles indicatorios a Font Groga. un espacio recreativo con miradores. Ya adentrado en el bosque, se ven nuevas indicaciones, pero decido desviarme y dar un rodeo a tal espacio. Por una pseudo pista ascendente ignorando alguna bifucarción, llegué a otro sitio conocido, Vista Rica, donde hay una fuente y un aparcamiento, y que es paso del GR 92.

De vuelta a Barcelona

Desde Vista Rica, continué por la carretera hasta enlazar con el Cami de Can Borni, vía habitual para subir al Tibidabo. Pasando los jardines del mismo nombre, decidí innovar una vez más y tomar la senda con una fuerte bajada que comienza en escaleras, al lado izquierdo en un nuevo cruce de caminos. Pasando por la Font del bacallà, llegué a la carretera de Sant Cugat, para continuar por un caminito paralelo, a modo de arcén, hasta el barrio de Els Penitents. De ahí, a Gràcia por Vallcarca y Lesseps.

Valoración de dificultad:

Muy fácil

Resumen de elementos encontrados en la ruta:

  • Sendero
  • Pista
  • Bosque
Cimas que coroné