Edu Millán

Ascensión a la Pica de Cerví desde Boí - Taüll

25/07/2017 · 1 · 2 ·

Ruta difícil por fuertes pendientes y crestas, a la par que emocionante y bonita.

En esta ruta realizamos un trazado peculiar, improvisado pero muy entretenido.

Pas de LLevata

Partimos de la estación de esquí de Boí – Taüll, dejando el coche en las inmediaciones del comienzo de las pistas. Allí encontramos un gran cartel con el mapa de las cimas del circo, comenzando a ascender por el tramo de una pista, para ir enlazando con otras, combinando con algún campo a través. Poco a poco nos fuimos escorando a la parte izquierda, avanzando paralelos a un remonte y con un desnivel pronunciado, hasta llegar al Pas de Llevata, un collado donde el telesilla termina.

Desde allí tuvimos una magnífica vista del dominio esquiable, pero debíamos ir al este, pues fuimos observando que sería más fácil ascender por la cresta derecha (menos trepada).

Tossal de l’Aigua Blanca

Así, bordeamos por abajo el Balcó de Cerví (o Bony d’Aigua Blanca), donde termina otro remonte, en dirección el Port d’Erta. Sin llegar a él, acortamos para meternos en el pequeño plano que separa la Pica de Cerví de la Pica Cerví de Durro, con intención de llegar a un punto donde poder comenzar a subir por la cresta. Dejamos a un lado el pico saliente de la Roca del Port y seguimos avanzando hasta llegar a ese punto accesible. No hay marcas ni fitas, hay que guiarse por la intuición.

La cresta es ancha, pero con una pendiente brutal y un terreno que mezcla rocas grandes con piedras pequeñas, así como arena rojiza. Ascendemos poco a poco, con gran esfuerzo, hasta llegar a una cima intermedia, marcada con una pirámide de piedras, el Tossal de l’Aigua Blanca.

Aquí la arista es fina, pero suficiente para ir cresteando con seguridad, atentos a cada paso. En breve, tras un pequeño escalón natural, se hace mucho más ancha y sin rocas sueltas, hasta llegar a las proximidades de la cima, donde vuelve a ser terreno altamente rocoso.

En la cima contemplamos una panorámica sublime del Maladeta.

Port d’Erta

De vuelta decidimos bajar por el lado oeste. Otra cresta, muy vertical, hasta el primer collado. Luego, por la tartera, moderada al principio y dura al poco rato. Descendiendo paso a paso, con mucho cuidado, llegamos a una zona de rocas muy grandes, para llegar de nuevo al plano de hierba. Pequeña subida y enlace con el Port d’Erta, desde donde sólo quedaba bajar por las pistas.

Valoración de dificultad:

Difícil
Media de valoraciones

Resumen de elementos encontrados en la ruta:

  • Pista
  • Trepadas
  • Talud
  • Crestas / Aristas

Mis compañer@s de ascensión:

  • Marta Millán
Cimas que coroné