Edu Millán

Montcau - La Mola desde Sant LLorenç Savall

31/12/2016 · 2 · 2 ·

Ruta circular exigente, pero especialmente bonita

Nuestra excursión fue larga y exigente, con un buen desnivel positivo acumulado, más de 1200 metros.

Sant LLorenç Savall

Comenzamos en el pueblo de Sant LLorenç Savall, al que llegamos por la C-58 hasta Sabadell y, de allí, por la B-124. Aparcamos en la ribera del río y desayunamos al lado de la plaza del pueblo, donde se levanta una iglesia románica. Allí revisamos la ruta a seguir.

Puestos en marcha, retornamos al río, donde encontramos, al inicio del puente, un poste indicativo. Comenzamos siguiendo el GR 173.1, en dirección la masía de la Muntada. Atravesamos algunas calles del pueblo pasando por el ayuntamiento, cruzamos la carretera y la urbanización Comabella y llegamos a una pista forestal, siempre siguiendo las líneas rojiblancas, bien marcadas. Desde ese lado el parecido con Montserrat era incuestionable, gozando también de grandes vistas al sur. Todo por pista ancha, llegamos a la citada masía, donde enlazamos con otro sendero de gran recorrido, el GR 5. Sin pérdida, seguimos andando.

Coll d’Eres

Poco más tarde, llegamos a otra masía, El Marquet de les Roques, de corte modernista y abandonada. La rodeamos, comenzando un sendero que pasa al otro lado del torrente, para seguir nuevamente por pista un pequeño tramo. Con una indicación también buena del camino, llegamos al cruce donde comenzó la verdadera ascensión y la parte real de sendero, el Pont de la Font del Llor. Terreno pronunciado, entre el bosque, con varios y sublimes miradores naturales.

Subida sin tregua, con varias bifurcaciones a otros senderos. Con alguna pequeña duda puntual, pero en general también con un excelente marcado entre fitas, señales y marcas. Cerca del collado, nos encontramos un desvío a una cueva, la Cova Simanya, que decidimos seguir para ver si desde allí había alguna senda hacia el Montcau. Llegamos a la cueva, de entrada espectacular, pero sin más camino por delante. Así que sin tiempo de explorar una cueva de 400 metros de longitud – según el cartel indicativo – volvimos sobre nuestros pasos para continuar por el GR 5, hasta el Coll d’Eres, un collado a modo de placita cruce de caminos.

Un cartel y la orientación nos dejaba clara la vía hacia la cima. Dejando el bosque y por crestas rocosas, con los últimos metros muy empinados, llegamos a la cumbre, desde donde pudimos divisar grandes paisajes. De vuelta al collado anterior, tuvimos un par de opciones: regresar por el mismo camino, o bajar a la continuación del GR 5 para recorrerlo a la inversa de como lo veníamos haciendo. Optamos por la primera opción, y una vez de regreso al Coll d’Eres iniciamos la ruta hacia La Mola, por el sendero SL-C 54.

La mayoría del SL-C 54 discurre entre el bosque, con algunos pequeños tramos pelados. Recorrido muy bonito, con muchos cruces de senderos, pero también muy marcados. Con algunas pendientes muy pronunciadas, pero bastante cómodo en definitiva. Una última pendiente y llegamos al Monasterio de Sant Llorenç del Munt, y por tanto, a la nueva cima. Momento para descansar en el bar que hay habilitado dentro del complejo arquitectónico románico, originario del siglo XI.

GR 173

Marchando de nuevo, tomamos el Camí dels Monjos, un sendero amplio y muy transitado apto para todos los públicos. En cierto punto del camino, vimos un desvío a la izquierda, por donde decidimos aventurarnos. La idea original era llegar hasta el cruce del Camí dels Monjos – PR-C 31 con el GR 173, pero el tiempo se iba echando encima y decidimos tratar de acortar, intuyendo otro sendero más directo para enlazar con el GR, por el Coll de Grua.

Siguiendo marcas en forma de puntos y fitas, por sendero llegamos a una pista, para enlazar después con otras, hasta llegar al cruce con el GR 173, en el Collet de Girbau. En sentido de la zona de Les Arenes, seguimos caminado por pista ancha, pasando primero por el cruce del Sabater Vell, donde nos desvíamos para tomar la variante GR 173.1. Paralelos a la carretera por donde habíamos llegado al pueblo de inicio, por su lado izquierdo y mediante mezclas de senderos y pistas llegamos a la ermita de la Mare de Déu de Les Arenes.

Poco después, el camino se transformó en una riera seca. Siguiendo todo ese cauce vacío, de terreno empedrado y arenoso, dimos de nuevo con pistas, que fuimos enlazando siguiendo las marcas del GR, para llegar a la masía de les Oliveres, punto de cruce con el GR 5, que tomamos para retonar a Sant Llorenç Savall, previo paso por la Creu de Ricó.

  • Distancia: Kms.
  • Tiempo
    • Total:
    • En movimiento:
  • Desnivel
    • Positivo acumulado: metros.
    • Negativo acumulado: metros.
  • Altitud
    • Máxima: metros.
    • Mínima: metros.

Valoración de dificultad:

Moderado
Media de valoraciones

Resumen de elementos encontrados en la ruta:

  • Pista
  • Sendero

Mis compañer@s de ascensión:

  • Marta Millán
Cimas que coroné