Cap de la Gallina Pelada

Cap de la Gallina Pelada
¿Has estado aquí?
Crea una cuenta

para generar tu propio mapa

Descubriendo La Gallina Pelada

El Cap de la Gallina Pelada, también referenciada como la Gallina Pelada o el Cap Lizet, es una cima del Prepirineo catalán. Se sitúa en la sierra d'Ensija, como prolongación a los Rasos de Peguera. Administrativamente, pertenece a la comarca barcelonesa del Berguedà.

En la cima encontrarás una cruz, un buzón y un belén. Es, además, un excelente mirador, prácticamente en 360 grados. De forma muy especial, destacan las vistas al simbólico Pedraforca y a otras cumbres del Parque Natural del Cadí-Moixeró, como el Comabona.

Rutas a la Gallina Pelada

Muchas son las rutas recomendadas para coronar esta cima, tanto en verano practicando senderismo o trail running, como en invierno, de manera muy especial con raquetas de nieve.

Por la vertiente norte

Por esta cara encontrarás una buena dosis de bosque, prácticamente hasta la cima, y unas pendientes destacadas. Un punto de inicio clásico es la fuente de la Font Freda, donde comienza el sendero de pequeño recorrido PR-C-79. En la carretera hay un pequeño espacio donde es posible aparcar, pero como aparcamiento alternativo tienes el área recreativa de la Pleta de la Vila. Allí podrás disfrutar los primeros miradores al Cadí.

Para llegar a los lugares propuestos, tendrás que localizar la carretera del Coll de Pradell, una pista asfaltada que conecta con la de Saldes.

Una vez en marcha, ascenderás pasando la Font de l'Orri, para enlazar con el pequeño plano de la Pleta de l'Os. Allí girarás al oeste, darás con el refugio de la zona y continuarás para alcanzar la cresta, coronando la cima.

Si bien la ruta anterior sería la más corta, puedes plantearte un pequeño rodeo, si partes del Parc de la Palomera. Buscando el Camí de Vallcebre a la Collada dels Prats, podrás dar con un sendero que tras cruzar la pista te llevará al barranco de Les Llobateres.

Por otro lado, el centro urbano del municipio de Gósol, más al noroeste, puede quedar algo lejano, pero sus núcleos de población de Sorribes y l'Espà pueden ser alternativas interesantes para comenzar una excursión más prolongada.

Por la vertiente sur

El Camí dels Bons Homes, bordea por el sur los espectaculares acantilados de la montaña, llamados Roques de Ferrús. El camino te llevará al collado de l'Estret, para atacar por la cresta oeste. Un excelente enclave para comenzar tu ruta por este lado podría ser el antiguo pueblo de Peguera.

Para dar con él, por la C-16 tendrás que tomar el desvío a la altura de la central térmica de Cercs, que lleva al pueblo de Fígols. Tras pasar el conjunto paleontológico de Fumanya, la carretera se transformará en una pista de asfaltado algo defiente, llamada el Camí del Coll de Salamó. Hacia el sur, ya a pie por una pista de tierra, encontrarás el sendero de gran recorrido.

Al comienzo, el camino asciende de forma progresiva, si bien a partir del collado el trayecto se vuelve muy empinado y con algunos zigzags. Especialmente en condiciones invernales, deberás prestar mucha atención para no desviarte de la senda.

Rutas destacadas

Retos relacionados